5 jul. 2013

CIRCULAR EN PUNTO MUERTO: CONSEJOS PARA CIRCULACIÓN URBANA

Después de una lista interminable de posts explicando porque y cuando se consume menos circulando en punto muerto, voy a resumir en una serie de recetas sencillas como se debe circular en punto muerto si se quiere ahorrar combustible.

Al circular en condiciones urbanas es donde se ahorra más combustible, y donde es más recomendable su utilización desde el punto de vista de la seguridad (ver este post).

Antes de empezar, la base de ahorrar combustible en ciudad es conducir como si no tuvieras frenos (ver este post).

Lo siguiente en importancia es conducir con la marcha más larga que permita el coche, y buscando las velocidades en las que el consumo es particularmente bajo (ver por ejemplo este post).
NOTA: atención a veces es una mala idea abusar de marchas muy largas. Por ejemplo muchos coches permiten circular en 5ª marcha a 50Km/h, pero a veces se consume lo mismo que circulando en 4ª marcha, sin embargo estamos forzando inútilmente el motor y tenemos muy poca capacidad de acelerar.

Circular en punto muerto es el siguiente paso para conseguir un consumo todavía más bajo. La clave están en circular siempre (que sea posible) con el coche funcionando en las siguientes tres opciones:
  • A velocidad constante en aquellas velocidades en las que el consumo es excepcionalmente bajo. Ejemplo, en el caso de mi coche entre 31Km/h y 43Km/h en 3ª marcha, y entre 48Km/h y 59Km/h en 4ª marcha. En algunos coches se podrá circular también en 5ª marcha en este rango de velocidades. Fijaros como no se contempla la opción de circular a velocidad constante en 1ª y 2ª marchas.
  • Cuando no circules en las condiciones anteriores hay que jugar con las siguientes dos opciones:
    • Circular en punto muerto. Obviamente en estas condiciones el coche se decelerará lentamente.
    • Acelerando con cierto brío en la marcha necesaria. Contrariamente a lo que la gente piensa, perjudica poco al consumo pisar con intensidad el acelerador si nos mantenemos lejos del punto en el que las ruedas patinan (ver este post) y mantenemos el régimen del motor relativamente bajo. Por tanto es importante al acelerar subir rápido de marcha para no revolucionar el motor.
No es fácil, pero si eres capaz de circular en estas tres condiciones casi siempre y tocas muy poco el freno conseguirás un consumo bajo, claramente inferior al consumo homologado para circulación urbana, y cercano al consumo homologado para circulación extraurbana. No importa que la velocidad media sea baja, el consumo medio será siempre bajo.

Para conseguir esto es necesario que haya poco tráfico (para no molestar, ni que te molesten), y además conocer cuando cambian los semáforos, para al menos llegar al semáforo en rojo a una velocidad muy baja (aunque obviamente el óptimo es llegar al semáforo cuando cambia a verde a cierta velocidad para no tener que tocar el freno).

Esta forma de conducir tiene tres problemas evidentes:
  1. Es impracticable con tráfico o cuando no conocemos cuando cambian los semáforos. En esas condiciones nos vemos obligados a utilizar el freno con frecuencia (en cuyo caso hay que frenar siempre que se pueda reteniendo tal y como se explicó aquí) y hay que procurar no molestar al tráfico (no se puede abusar del freno en punto muerto por que las velocidades son muy bajas).
  2. Se tarda más que una conducción más agresiva. Aunque se ahorre mucho combustible, llevarlo al extremo no suele salir a cuenta (ver este post).
  3. Es cansado conducir con tanta atención. Aunque a mí particularmente me entretiene cuando voy solo en el coche, entiendo que haya conductores que no les compense el esfuerzo.
Sólo recomiendo utilizar el punto muerto con frecuencia a los obsesos del consumo. Con frecuencia se circular más tiempo en punto muerto que con una marcha engranada (como siempre depende del coche, el tráfico y el recorrido).

Para aquellas personas no tan obsesas del consumo está bien conocer el concepto; porque a veces es una opción muy cómoda y recomendable. Os lo voy a mostrar con un ejemplo de lo más cásico:

Estamos circulando a una velocidad determinada y delante tenemos un semáforo que nos va a cambiar o ya ha cambiado a rojo, ¿Qué hay que hacer?

Si el tráfico lo permite (no tenemos cerca otros coches que estorben o a los que molestemos) la respuesta es sencilla e intuitiva, hay que llegar al semáforo justo cuando cambia a verde (o ligeramente después de que cambie a verde) y deseablemente a cierta velocidad. Llegar antes al semáforo no sirve para nada, ya que no llegaremos antes, pero tiraremos a la basura combustible.
NOTA: lo que comento es absolutamente obvio. Es sorprendente cuantos conductores llegan al semáforo dando una patada al freno, cuando se puede hacer mucho mejor para el consumo, sin penalizar en el tiempo del desplazamiento.

Ahora concretemos un poco más el ejemplo:

Estamos circulando con poco tráfico a 40Km/h. A 250m delante de nuestros hay un semáforo que ya está en rojo. Retener en una marcha larga no es una opción porque el coche se frenará demasiado pronto.

Si simplemente sacamos la marcha y dejamos que el coche se frene en punto muerto ahorraremos combustible y con un poco de suerte llegaremos al semáforo justo cuando vaya a cambiar. Aunque seamos un conductor agresivo, no ganamos nada corriendo más, incluso es peor, ya que es mejor llegar a 15Km/h cuando el semáforo cambia a verde, que estar parado esperando a que cambie.

Además, no se me ocurre forma más cómoda de recorrer esos metros. No hay que realizar ningún cambio de marcha, ni apretar ningún pedal. Simplemente sacas la marcha, dejas que el coche se aproxime al semáforo, y al final ajustas la velocidad. Es decir, si llegas demasiado rápido se retiene un poco con el freno motor; si te quedas corto, se engrana una marcha y se acelera.
NOTA: aunque he comentado que lo ideal es llegar a cierta velocidad cuando el semáforo cambia a verde, no hace falta ser tan purista, simplemente llegando a baja velocidad al semáforo en rojo estamos ahorrando combustible.

Repito una vez más, utilizar extensamente el punto muerto sólo se lo recomiendo a obsesos del consumo y siempre con extrema precaución, pero utilizar el punto muerto en circulación urbana en los casos en los que es una opción cómoda y clara se lo recomiendo a cualquier conductor.

1 comentario:

  1. Lo explicado aquí, es lo que no se matiza en los manuales de conducción eficiente que se puedan encontrar, de hecho se recomienda no usar el punto muerto ya que supuestamente se consume más, por ejemplo cuesta abajo, pero no dicen nada de que si la cuesta tiene una pronunciación determinada ir en punto muerto manteniento una velocidad uniforme sin pisar el acelerador si que ahorra, por lógica y por empirismo. En ciudad lo mismo; no dicen nada de esto pese a ser una obviedad que recorrer muchos metros a vela es mejor que hacerlo con una marcha y con acelerador poco pisado.

    Doy fe de que funciona de maravilla (en ciudad) y no hay que ir excesivamente pendiente ni ser un obseso del consumo, solo tener un mínimo de experiencia.

    ResponderEliminar