8 ago. 2012

EL FRENO EL ENEMIGO NÚMERO DOS DEL CONSUMO II

...Continuación del post anterior.

De lo escrito hasta ahora queda claro que la energía cinética del coche hay que conservarla cuidadosamente si queremos que el coche consuma poco.

Esto se puede traducir en cuatro normas sencillas para conducir:

Norma 1: una obviedad, salvo que sea necesario reducir la velocidad nunca levantar el pie del acelerador.

Norma 2: cuando no se puede seguir la norma 1, frenaremos de la forma más suave posible con el motor (con una marcha engranada y el acelerador levantado totalmente). Esto se consigue con la marcha más larga posible. Por ejemplo si vas circulando a 90Km/h en 5ª marcha y tenemos que frenar a 0Km/h la mejor forma de hacerlos es cambiar a 6ª marcha y dejar que el motor actúe de freno hasta que nos acerquemos al régimen del relentí. (Por ejemplo en mi coche el relentí tiene un régimen de 800rpm, pero en cuanto bajas de 1000rpm en llano reteniendo el control empieza a inyectar combustible, luego en cuanto alcanzo las 1000rpm he de cambiar a una marcha más corta). A partir de aquí engranar 5ª y repetir el proceso. Luego engranar 4ª, 3ª y 2ª marchas. Una vez hemos reducido con 2ª, no tiene sentido seguir con la 1ª marcha por que la energía cinética que le queda al coche es minúscula. Llega el momento de sacar la marcha y utilizar el freno. Durante todo este proceso el consumo ha sido cero, y habremos recorrido un buen número de metros.

Norma 3: cuando no se puede seguir las normas 1 y 2, utilizaremos el freno motor más bruscamente, en el caso extremo al máximo régimen razonable. Aquí ya tienes que decidir tú mismo cuanto quieres maltratar el embrague de tu coche. En mi caso por ejemplo (salvo despiste) no reduzco a más de 2500rpm. Por tanto, y siguiendo con el ejemplo anterior, si quiero utilizar el freno motor al máximo empezaría engranando la 4ª marcha (régimen del motor aproximadamente 2500rpm a 90Km/h), en 4ª frenaría hasta alcanzar 65Km/h, después engranaría la 3ª marcha (de nuevo régimen de 2500rpm) y finalmente a 40Km/h engranaría 2ª (de nuevo régimen de 2500rpm).

Norma 4: cuando no se pueden seguir las normas anteriores no queda más remedio que utilizar el freno a velocidades superiores a 15 o 20 Km/h. Cuando se frena siempre hay que tener una marcha engranada para al menos ahorrarse el consumo del relentí. Si la marcha es lo más corta posible te durarán más los frenos.

Si aplicas estas normas cuando conduces a parte de consumir menos desgastas menos las pastillas de freno e incluso las ruedas. De hecho, si las pastillas te duran muy poco (por ejemplo 40.000Km) probablemente frenas demasiado.

Algunos ejemplos prácticos para reducir la utilización del freno:
  • Evitar circular en hora punta y en fechas típicas de atasco.
  • Evitar recorridos con semáforos. El recorrido ideal por ciudad es con rotondas, ceda el paso y stops. A veces buscando una ruta alternativa tardas casi lo mismo pero consumes mucho menos combustible.
  • Memoriza los semáforos. Muchas veces es fácil predecir cuando cambian los semáforos. Ajusta tu velocidad para que llegues a los semáforos rojos a poca velocidad.
  • Memoriza las curvas para saber a que velocidad hay que entrar en cada curva. Memoriza también en que punto hay que empezar a levanta el pie para entrar a la curva a la velocidad correcta. Salvo curvas "raras" que cierren, al entrar a la curva a la velocidad justa te será más fácil acelerar dentro de la curva y saldrás más rápido, luego va a afectar poco a tu velocidad media esta forma de conducir.
  • Anticípate a las maniobras de los otros coches. En cuanto hay algo sospechoso levanta el pie del acelerador y ponlo sobre el freno. Ejemplo: el coche de delante parece que se va a ir en un desvío a la izquierda y se va a frenar casi completamente. Si llevas una distancia generosa y lo has visto a tiempo puedes frenar antes que nadie, luego llegar a su altura a pongamos 40Km/h y finalmente volver a acelerar cuando se ha apartado de tu camino. Si no has mantenido una generosa distancia de seguridad y no has anticipado la maniobra te toca dar una “patada” al freno en el último momento hasta 10Km/h. Anticipar además ayuda a evitar accidentes.
  • Al bajar un puerto de montaña acostúmbrate a llevar siempre una marcha engranada. Tienes que ir jugando con el freno que necesitas. Aunque todo un puerto se baje a 60Km/h a veces es mejor llevar una marcha muy larga y otras una marcha muy corta. Además tocar el freno lo mínimo evita un recalentamiento excesivo de los frenos.
  • En autopista memoriza en que punto hay que empezar a levantar el pie para llegar a tu salida a una velocidad razonable.
Y finalmente, aunque sea una obviedad no apures nunca una frenada por ahorrar literalmente 0,03 litros de gasoil. La seguridad es lo primero.

Más adelante para fanáticos del hypermiling veremos la posibilidad de sacar la marcha (circular en punto muerto).

No hay comentarios:

Publicar un comentario