28 ago. 2013

LOS CONSUMOS HOMOLOGADOS II - ¿SE PARECEN A LOS CONSUMOS REALES?

...Continuación post anterior.

Aunque como vimos en el post anterior los consumos homologados se pueden superar, en la práctica el conductor medio tiene consumos muy superiores. Este es un hecho de dominio público, pero además se ha acentuado en los últimos años, como atestigua este estudio del ICCT (International Council for Clean Transportation) publicado en Mayo de este año.

Como muestra observad la siguiente figura extraída del mencionado informe:


En la figura se comparan las emisiones reales y homologadas en coches fabricados en el año 2001 y en el año 2011. Se puede comprobar como las emisiones homologadas se han reducido significativamente; sin embargo, a la vez, las emisiones reales se han alejado mucho de las emisiones homologadas, por lo que la reducción real de emisiones es pequeña.

En el consumo real se está solapando dos factores importantes el coche y el conductor. Por una parte los consumos homologados son irreales; por otra parte muchos conductores o bien no saben conducir eficientemente, o bien no tienen interés en alcanzar los consumos homologados.

Respecto al conductor, estoy convencido que hay un sesgo importante en función del precio del coche.  En los coches caros es frecuente encontrar conductores con poco interés en obtener consumos reducidos. Además, en general los coches caros son habitualmente más potentes y adecuados para circular rápido, lo que facilita conducciones menos ahorradoras. Este sesgo se ve claramente en la figura mostrada más arriba para coches fabricados en 2011 (Los conductores de BMW, Audi y Mercedes Benz se desvían más del consumo homologado).

Respecto al coche, en general cuanto más eficiente es el coche más difícil es acercarse a los consumos homologados. Eso suele ser especialmente cierto para los coches híbridos. Como ejemplo os muestro consumos reales del Toyota Prius (fuente Sprintmonitor):

Fabricante Toyota
Modelo Prius 1.8 HSD ECO
Consumo homologado ciudad 3,9l/100Km
Consumo homologado extraurbano 3,7l/100Km
Consumo homologado medio 3,9l/100Km
Consumo real medio - mejor conductor 3,92l/100Km
Consumo real medio - promedio todos los conductores 5,03l/100Km
Consumo real medio - peor conductor 6,42l/100Km
NOTA: para estos datos sólo he considerado coches fabricados en los dos últimos años, y conductores que han circulado al menos 3000Km. Con estos criterios hay datos de 154 conductores. He descartado aquellos usuarios que han cometido errores manifiestos al introducir los datos. Obviamente los datos son para el modelo indicado, en el Prius plug-in (enchufable a la red para recargar las baterías) es muy fácil superar los consumos homologados si se realizan recorridos muy cortos y se carga siempre la batería con la red eléctrica.

Si tenemos en cuenta que muchos conductores de este coche están interesados en obtener consumo bajos, podemos concluir que es casi imposible obtener los consumos homologados en el Toyota Prius.
NOTA: curiosamente, según el estudio mencionado (ver figura más arriba), en promedio Toyota es el fabricante que tiene consumos reales más parecidos a los consumos homologados. El Prius es la excepción a esta tendencia.

Continuará...

18 ago. 2013

LOS CONSUMOS HOMOLOGADOS I - ¿SE PUEDEN SUPERAR?

Uno de los comentarios que se escuchan incesantemente es que los consumos homologados son imposibles de alcanzar. En realidad esto no es cierto, hay conductores que superan los consumos homologados, y además puedo decir que para muchos coches es fácil superar los consumos homologados si el conductor está dispuesto a los sacrificios necesarios.

Os muestro unos cuantos ejemplos de consumos medios reales durante muchos miles de kilómetros obtenidos en Sprintmonitor. He escogido consumos iguales o inferiores a los consumos homologados, no he sido exhaustivo en buscar los consumos más sobresalientes:

Fabricante Modelo Potencia (KW) Año fabricación Consumo
real
(l/100Km)
Kilómetros
recorridos
Combustible Consumo
Homologado
(l/100Km)
Ahorro
Volkswagen Lupo 2L 1.2 45 2001 2,59 70000 Diésel 3,0 14%
Audi A2 1.2 TDI "3L" 45 2002 2,92 40000 Diésel 3,0 3%
Volkswagen Golf IV TDI GT 74 2003 3,13 160000 Diésel 4,5 30%
Renault Megane - Grand Tour 78 2008 3,85 20000 Diésel 4,6 16%
Volkswagen Passat Variant Comfortline 2,0 TDI BMT 103 2012 4,15 40000 Diésel 4,6 10%
Skoda Superb II 1.6 TDI CR 105 SE Greenline Combi 77 2011 4,38 60000 Diésel 4,3 -2%
Opel Corsa B 33 1997 3,58 35000 Diésel 6,21 42%
Citroën C1 Advance 50 2009 3,63 80000 Diésel 4,5 19%
Honda CR-Z alfa 6MT 91 2010 4,98 75000 Diésel 5 0%
Volkswagen Lupo 1.4 FSI 77 2001 5,01 40000 Diésel 6,6 24%
Ford Focus - Titanium 1.6 l EcoBoost 134 2011 5,64 25000 Diésel 6 6%
Skoda Octavia - RS Combi 2.0 TFSI 147 2008 5,95 25000 Diésel 7,8 24%
NOTA 1: este es sin duda el consumo que más me impresiona, en un coche con más de 15 años de antigüedad se consigue superar ampliamente el consumo homologado de cualquier coche actual de gasolina (y no hibrido), el mínimo consumo homologado entre los coches que se comercializan en España es de 3,9l/100Km y corresponde al Fiat 500C Sport 0.9 Turbo TwinAir 85 CV Dualogi. Además, los mejores conductores de coches híbridos o de coches modernos de gasolina consiguen en el mejor de los casos consumos similares (entre 3,5 y 3,6l/100Km).

Mi experiencia: en cualquier coche se puede conseguir un consumo por debajo del homologado en unos cientos de kilómetros si tenemos motivación suficiente y conducimos en condiciones favorables. Lo difícil (según modelos casi imposible) es conseguirlo durante muchos miles de kilómetros. Os muestro dos ejemplos con coches mios:

Fabricante Ford
Modelo Ka 1.3
Combustible Gasolina
Año fabricación 1998
Potencia 44KW
Consumo urbano 7,9l/100km
Consumo extraurbano 4,6l/100km
Consumo medio 5,9l/100km

Con este coche conseguí consumos medios durante años entre 4,9l/100Km y 5,3l/100Km. Entre un 11% y un 20% por debajo del consumo homologado.

Fabricante Ford
Modelo S-max, 2.0 TDCi
Combustible Diesel
Año fabricación 2010
Potencia 103KW
Consumo urbano 7,7l/100km
Consumo extraurbano 5,0l/100km
Consumo medio 6,0l/100km

Hace muchos años que conduzco con mucha frecuencia en el entorno de la máxima velocidad permitida por autopista (120Km/h). Así es imposible superar los consumos homologados de manera continua. Sin embargo, aproveche los meses en los que en España se redujo el límite de velocidad en autopista a 110Km/h para reducir la velocidad y superar los consumos homologados. Comencé circulando a 118Km/h de marcador (aproximadamente 113Km/h reales), a esta velocidad conseguía los consumos homologados. Probé a reducir la velocidad todavía más, a 114Km/h de marcador (aproximadamente 109Km/h reales), además me esforcé en conducir con un poco más de cuidado, pero sin grandes esfuerzos para reducir el consumo, así conseguí un consumo medio del 5,7l/100Km durante 4000Km, hasta que terminó el límite temporal de 110Km/h. Esto supone un 5% por debajo del consumo homologado, un ahorro pequeño, pero con muchos menos sacrificios que cuando conducía el Ford Ka.

Aún queda mucho que escribir sobre los consumos homologados, pero ya os anticipo que casi nadie supera los consumo homologados, además, cuanto más moderno y eficiente es un coche más difícil es conseguir los consumos homologados, hasta el punto que en coches como el Toyota Prius es tan sacrificado conseguir los consumos homologados que prácticamente nadie lo consigue.

ATENCIÓN: cuando se está comparando consumos homologados con consumos reales, no podemos utilizar medidas con el ordenador de abordo por que casi siempre se cometen errores. El consumo se debe calcular con el odómetro (cuentakilómetros) del coche y la cantidad de gasolina repostada. Es conveniente realizar medidas después de circular más de 2000 o 3000Km, ya que las medidas con un sólo depósito de combustible son demasiado erráticas. La medida del volumen del combustible es bastante precisa (las gasolineras están obligadas por ley a calibrar los surtidores). El odómetro del coche suele ser razonablemente preciso, pero si tienes dudas puedes calibrarlo con facilidad con un GPS.

Continuará...

6 ago. 2013

¿CÓMO APRENDER A CONDUCIR CONSUMIENDO POCO? III

...Continuación posts anteriores.


CONOCER TU COCHE

Si pruebas el tipo de cosas que recomendaba en el post anterior el ahorro de combustible está garantizado. Lo que ocurre es que el ahorro cambia mucho de un coche a otro. Muchas veces ahorrar combustible implica tardar algo más, otras veces supone cierto esfuerzo y a veces incluso tiene cierto impacto en la seguridad. Es necesario saber cuanto estamos ahorrando para poder decidir si nos merece la pena o no.

En este proceso es esencial conocer como funciona tu coche. Hay que huir de recetas generalistas, como engranar 5ª marcha a 50Km/h, o llevar el motor entre 1500rpm y 2000rpm porque es la zona de par máximo. Cada coche es diferente, y el régimen del motor hay que elegirlo en función de las condiciones para que el consumo sea mínimo, asegurando también que se cuida la mecánica.

Aunque en general es imposible disponer del diagrama de consumo específico del motor de tu coche, sí que podemos más o menos identificar a que velocidad hay que utilizar cada marcha (cuando circulamos en llano a velocidad constante).
NOTA: si puedes conseguir al menos la curva de par máximo del motor de tu coche tendrás una información valiosa, ya que en general en la zona de máximo par el rendimiento es mayor. En cambio cuando la curva de par cae mucho el rendimiento suele ser malo. Por eso, muchas veces mirando la curva de par máximo podemos saber si un motor funciona regular ente 1000 y 1300rpm o a más de 3500rpm.

Una de las cosas más importantes es saber en que marcha debemos circular en cada momento. Lo único seguro es que a cargas bajísimas (por ejemplo circulando en llano muy despacio a velocidad constante) el régimen del motor tiene que ser todo lo bajo que sea posible (típicamente 1000rpm). En cuanto la carga del motor aumenta las cosas cambian muchos de unos motores a otros. En motores con una curva de par excepcionalmente plana1 (sobre todo si son muy potentes) subiremos muy lentamente el régimen, en motores con pocos refinamientos, o con turbos intensos y baja cilindrada (sobre todo si el motor es poco potente) habrá que subir rápidamente el régimen.
NOTA 1: ya lo explicaré más adelante, pero en general cuanto más caro es el coche más refinamientos tiene el motor. Muchos motores muy refinados se caracterizan por un turbo que funciona bien en un rango amplio de revoluciones, y sistemas de admisión y escape se ajustan en función de carga y revoluciones. En estos motores típicamente se consigue una curva de par más plana que en motores menos refinados.

Esto es especialmente importante en los motores de gasolina. Hay motores de gasolina que funciona muy eficientemente a bajo régimen, y que se deben conducir más o menos como un motor diésel, de manera que muy raramente pasamos de 2500rpm. Y hay motores de gasolina escasos de potencia que funcionan mal a bajo régimen, que obligan con frecuencia a subirlos a más de 3500rpm o 4500rpm.

Atención, no hay que confundir elasticidad del motor con eficiencia del motor. Por ejemplo en mi coche se puede circular en llano a 55Km/h en 5ª marcha, aunque hay que ser cuidadoso con el pedal del acelerador y la capacidad de aceleración es nula, sin embargo es mejor idea circular en 4ª marcha a 1500rpm, por que el consumo es menor, además, el motor va más desahogado y hay mucha más capacidad de aceleración.

Otro aspecto importante es la presión del acelerador. Normalmente no hay problema en pisar el acelerador con cierta intensidad. El problema viene cuando hace falta pisar más fuerte el acelerador. En un motor diésel normalmente se puede pisar el acelerador cerca del final del recorrido (si la adherencia de las ruedas lo permite, y el motor no se revoluciona demasiado). En los motores de gasolina no suele ser una buena idea apurar el recorrido del pedal. Hay que saber hasta donde se puede pisar el acelerador para no perjudicar demasiado al consumo.

Las características del coche afectan al comportamiento en las pendientes. Los coches pesados y aerodinámicos se aceleran notablemente en las bajadas, y por contra consumen mucho en las subidas. En cambio los coches ligeros y de aerodinámica pobre son mucho menos sensibles a las cuestas.

Si quieres obtener consumos realmente bajos se requiere cierto tiempo para acostumbrarte a un coche. De hecho, si realmente deseas conocer con precisión como funciona tu coche aconsejaría perder algo de tiempo realizando algunas pruebas como las que muestro en el blog. Si perdiendo un poco de tiempo consigues un pequeño ahorro permanente durante toda la vida del coche, el esfuerzo merece la pena.


CONOCER EL RECORRIDO
Al igual que es importante conocer el coche, conocer el recorrido también ayuda mucho a conseguir consumos excepcionales2. Lo ideal para depurar la conducción es un recorrido que repetimos con frecuencia, por ejemplo el recorrido diario para ir a trabajar, o un recorrido que repitamos muchos fines de semana. En estos recorridos si te tomas como un reto bajar el consumo puedes conseguir mejoras espectaculares. Por ejemplo, puedes aprender cuando cambian los semáforos, o puedes aprender las velocidades óptimas en cada punto para prácticamente no tocar nunca el freno.
NOTA 2: evidentemente siempre se puede encontrar un contraejemplo. Por ejemplo si tu recorrido diario es casi únicamente circular por una autopista llana no han nada que optimizar. Sin embargo eso no suele ser lo habitual.

Otro ejercicio interesante en los recorridos que repetimos con frecuencia es elegir entre los diferentes caminos posibles teniendo en cuenta el consumo. Es decir, el consumo es un parámetro más junto a otros (como el tiempo, la comodidad, los peajes o la seguridad) para elegir qué camino es el que más nos conviene. A veces no es nada fácil saber que opción será la mejor para el consumo (por ejemplo: el tráfico que solemos encontrar, en las cuesta abajo el ángulo y la posibilidad de aprovechala, o que tengamos preferencia en los cruces afectan al consumo) por eso a veces vale la pena verificar el consumo entre las opciones que tenemos.

Resumen: si queremos obtener un consumo muy bajo necesitamos conocer las particularidades de nuestro coche, también es muy útil conocer cuanto combustible estamos ahorrando para saber si el esfuerzo nos merece la pena. Además, si conocemos el trayecto que tenemos que recorrer nos será más fácil conseguir consumos excepcionales.