20 abr. 2013

EL DEPORTIVO ELÉCTRICO

Para terminar esta serie de 6 post sobre los coches eléctricos, permitidme una reflexión personal sobre los deportivos eléctricos.

Como he comentado soy escéptico con el coche eléctrico actual por la limitada autonomía para el usuario, y su escasa reducción en las emisiones de gases de efecto invernadero (ver en particular este post), sí que le veo un nicho importante al coche eléctrico, los deportivos. Identifico cuatro ventajas importantes:
  • El comportamiento dinámico puede ser superior, ya que podemos instalar un motor en cada rueda. Esto permite suministrar a cada una de las ruedas la potencia necesaria.
    NOTA: la opción de cuatro motores es muy poco habitual porque es cara. Normalmente se elige la opción de un único motor.
  • El centro de gravedad puede bajarse más. Uno de los elementos más pesados es las baterías. Las baterías se pueden colocar muy cerca del suelo y muy centradas, disminuyendo los momentos de inercia del coche, y permitiendo más libertad en la posición longitudinal del centro de gravedad. Esto evidentemente también mejora el comportamiento dinámico.
  • La curva de par de un motor eléctrico es mejor a la de un motor de combustión, en particular tenemos el máximo par a muy bajo régimen. Esto hace que la potencia de un coche eléctrico "cunda" más que la potencia de un motor térmico, especialmente en la salida de parado. Además, no tenerse que preocupar por el cambio de marchas mejora la conducción, y más si comparamos con un motor muy deportivo, que no son particularmente elásticos.
  • Como mostraba en este post, los coches muy potentes tienen consumos muy elevados. Esto es un grave problema para superar la regulación de contaminación. Téngase en cuenta que los límites se establecen por kilómetro recorrido, cuanto mayor es el consumo más difícil es cumplir la regulación, y aun será más difícil cuando se deban cumplir las normativas futuras. En los coches eléctricos de momento no tenemos este tipo de limitaciones.
    NOTA: la próxima normativa para Europa de gases contaminantes (sin contar el dióxido de carbono) se llama Euro 6. La comisión Europea también desea imponer límites muy bajos a las emisiones de dióxido de carbono. Ver por ejemplo este link.
Además el deportivo eléctrico más o menos salva los dos puntos débiles de los coches eléctricos:
  • La limitación de autonomía: la principal limitación de la capacidad de las baterías es económica. Como los deportivos son coche caros, los compradores se pueden permitir el lujo de pagar baterías de mucha más capacidad; aunque a cambio debemos cargar con cientos de kilogramos de baterías. O si se quiere una alternativa más ligera, utilizar una pila de hidrógeno. Además, muchos propietarios de deportivos muy caros tienen varios coches, luego para algunos clientes puede ser aceptable una autonomía más reducida (ya que para viajes de muchos cientos de kilómetros puede escoger otro coche).
  • El coche eléctrico no reduce significativamente las emisiones. Pero al menos el deportivo eléctrico si reduce las emisiones significativamente si se compara con un deportivo con motor de gasolina. Con esto no digo que un deportivo eléctrico sea respetuoso con el medio ambiente, porque no lo es, pero si es más respetuoso que su alternativa de gasolina.
    NOTA: otra alternativa interesante para reducir las emisiones es los motores híbridos, o los deportivos diésel. Aunque perdemos al menos en parte las ventajas anteriormente mencionadas.
Sin embargo, en este momento los deportivos eléctricos de las grandes marcas nunca han salido de la fase de prototipo. Por ejemplo tenemos el Audi e-tron, en este link se comentaba el primer prototipo de 2009. Si se revisan todos los coches eléctricos en el mercado español, únicamente hay un coche que entraría en la categoría de deportivo, el Modelo S, fabricando por Tesla Motors, un "outsider" de la industria de automoción (en el pasado el mismo fabricante comercializaba otro deportivo, el Tesla Roadster):

Tesla Modelo S. Imagen gentileza Tesla Motors.

Creo que en unos años los coches deportivos con motor de gasolina van a reducir su cuota de mercado en Europa, ya que es difícil cumplir la nueva normativa de emisiones Euro 6 con este tipo de coches. En su lugar tendremos coches híbridos (las grandes marcas de deportivos ya tienen coches híbridos en sus catálogos), más deportivos  turbodiésel y con el tiempo, cuando se venzan las inercias, y perjuicios tanto de la industria como de los clientes, también algunos deportivos eléctricos puros.

NOTA: también puede ocurrir que los lobbies, fundamentalmente de los fabricantes de coches alemanes, consiga que Bruselas retrase o modifique las nuevas normas y límites de emisiones. No sería la primera vez que esto ocurre. Como escribió Quevedo, poderoso caballero es don dinero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario