19 jul. 2013

¿CÓMO APRENDER A CONDUCIR CONSUMIENDO POCO? I - LA IMPORTANCIA DEL ORDENADOR DE ABORDO

Después de casi un año de blog ya he escrito sobre casi todo lo más importante. Me quedan todavía muchas cosas en el tintero, pero ya es un buen momento para recapitular.

Para poder ver en retrospectiva lo que se ha progresado en la últimos 15 o 20 años, empezaré explicando como aprendí yo. En mi caso fue un proceso bastante fatigoso. Empecé hace casi 20 de forma totalmente autodidacta, y más por necesidad que por gusto, ya que tenía un salario mínimo y conducía más de 40.000Km al año. En aquel momento ni siquiera se había acuñado el término hypermiling, ni existían foros ni webs dedicado a estos temas.

Si te esforzabas podías encontrar algo publicado en la literatura, especialmente a consecuencia de las crisis del petróleo de los 70 había cierto interés académico. Recuerdo con especial cariño un libro titulado Motor Vehicle Fuel Economy de Richard Stone. Cuando el libro llegó a mis manos ya estaba bastante desfasado, ya que se publicó en 1981, pero tenía una redacción amena y rigurosa. En la actualidad todavía se puede encontrar una edición ligeramente posterior de 1989 que nunca llegó a mis manos.

Aunque lo más traumático que recuerdo de mis inicios es no disponer de un ordenador de abordo con el dato del consumo instantáneo y medio. Recuerdo perfectamente que para comparar diversas estrategias de conducción había que circular varios depósitos para comparar los consumos. Tenía una libretita en la que apuntaba cuidadosamente cada repostaje y las condiciones de circulación para poder sacar conclusiones. Lo que hoy en día se resuelve probando en un rato con el ordenador de abordo en aquella época me llevaba varias semanas.

Por tanto, el instrumento básico para aprender rápido (justo al contrario de como hice yo) es disponer de un ordenador de abordo que te permita conocer el consumo instantáneo y el consumo medio. Este dispositivo casi siempre tiene tendencia a marcar de menos, pero esto no es grave, lo importante es conocer cuanto mejora o empeora el consumo según las condiciones. Además, siempre se puede calcular el error.

No todos los ordenadores funcionan igual de bien al medir el consumo instantáneo. Los hay que tienen un pequeño retraso, y los hay que no miden adecuadamente el consumo con el coche parado. Para hacer una conducción muy eficiente es útil disponer de un consumo instantáneo tan instantáneo como sea posible, ya que te da más información. Por ejemplo te permite conocer más rápidamente cuando ha llegado el momento de cambiar de marcha o de conducir en punto muerto.

Si no dispones del dato del consumo, pero el motor de tu coche es suficientemente moderno, puedes intentar obtener esa información a través del puerto que tiene la centralita que controla el motor y que debería estar accesible en el interior del coche, típicamente muy cerca del volante. Este puerto se conoce como OBD (On-board diagnostics) y es el que utiliza el taller cuando tiene que chequea el motor.

Situación típica del puerto OBD en un coche, próximo al volante y debajo del salpicadero. En este link se muestra la posición para muchos coches

Detalle del puerto OBD

Si no dispones en tu coche de un ordenador de abordo que te indique el consumo, te recomiendo que obtengas esa información a través de puerto OBD. Además puedes obtener mucha más información que el consumo instantáneo y medio. Existen muchas opciones en el mercado: por ejemplo puedes instalar un visor que funcione exactamente igual que un ordenador de abordo instalado por el fabricante. O si dispones de un teléfono inteligente puedes instalar una aplicación que se comunique vía Wi-Fi o Bluethooth con un dispositivo instalado en el puerto por un precio bastante reducido.

ATENCIÓN: desgraciadamente en los coches muy antiguos (según marca y modelo con más de 10 o 20 años de antigüedad) este puerto no está disponible. Además, hay varios protocolos de comunicación en función del fabricante, antigüedad del vehículo y zona geográfica. Aunque el puerto tiene 16 pines, sólo se utilizan unos pocos en función del protocolo. Por eso, antes de comprar un cable de conexión o equipo, asegúrate que funcionará en tu coche.

Si no puedes disponer del dato del consumo instantáneo y medio del coche, te recomiendo como solución menos mala que utilices un teléfono inteligente con GPS para poder tener algunos datos que te ayuden a conducir más eficientemente. En particular podrás conocer la pendiente en la que estás circulando, el desnivel recorrido y la velocidad real. Es una información peor que el consumo, pero menos es nada.
NOTA: recomiendo utilizar un teléfono inteligente con GPS porque permite más flexibilidad que un aparato de GPS para coche.

Continuará...

2 comentarios:

  1. Es verdad que el ordenador de a bordo de los coches actuales y no tanto, es una gran herramienta, por eso mismo de que te permite comparar en un mismo trazado y con circunstancias parecidas la mejoras que has ido alcanzando.

    En el pasado conduje un Ibiza 1.9D de alimentación mecánica sin ordenador, claro, y como no tenía dinero para llenar el depósito completamente me guiaba por el número de kilómetros que hacía desde que se encendía el piloto de reserva hasta el siguiente encendido del mismo, pero el error sería considerable aún asi salían cifras bajas-razonables, aunque no te enterabas hasta gastar el depósito.

    A mi más que el dato de consumo instantáneo, veo más útil el consumo medio (a menos que no seas un experto en el tema y vayas hilando finísimo con el consumo), digo esto porque a menos a mi me pasa que si lo sigo para guiarme al final consigo el resultado contrario, me explico, sobre todo en zona urbana con grandes avenidas pero repletas de pasos de cebra muy ajetreado siempre, a poco que descuides la mirada hacia delante para preveer lo antes posible los obstáculos acabas conduciendo atropelladamente, un ejemplo: La actualización del dato de consumo instantáneo se actualiza más bien lento y con cierto retraso en mi coche, a poco que mires al cuadro y compruebes el dato buscando entender la situación pierdes un segundo, eso mínimo, recorres 12.5 metros cada segundo (a 45 km/h, velocidad habitual en mi zona) unos 47 en el marcador de mi coche, sin ir atento, al menos atento del todo a lo que va delante, si en ese tiempo algún peatón (que aquí parecen flash gordon) se cuela, ya pierdes esos metros (12.5) para detenerte suavemente, luego hay que sumarle algo más 6.2 metros menos para el tiempo de reacción que es 3/4 de segundo, pongamos medio segundo, luego el tiempo de hacer la "maniobra". Resumiento que si teníamos al peaton empezando a cruzar el paso a 50 metros desde el inicio de la situación, al final nos quedan 31.3 metros o algo menos para detener el coche suavemente (pérdida del 37,4% de la distancia inicial) intentando perder la menor inercia. Por eso la experiencia me dice que el cuadro hay que mirarlo lo menos posible, menos aún si vas por urbano, la conducción se vuelve bastante más relajada y fluída, en mi caso al menos lo que ganaría controlando el consumo a tiempo real, lo pierdo en falta de previsión. Es cierto que lo que más resulta es no usar mucho el freno.

    Espero tus próximos artículos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco suelo utilizar el consumo instantáneo en ciudad. Si estás en una competición de hypermiling seguro que algo ganas, pero es tan poco que a mí no me compensa el esfuerzo. En cambio en carretera lo utilizo siempre, ahí sí que me compensa.

      Eliminar